CUERPO EXTRAÑO CORNEAL

   

Cuerpo extraño metálico corneal / Querato-conjuntivitis actínica / Cuerpo extraño bajo tarso / Punto de nylon degradado en paciente intervenido de catarata.

 

 

 

Cuerpo extraño metálico en superficie corneal. Extracción con aguja de 21G: nótese como la punta está ligeramente doblada.

Anillo de óxido residual: está cerca del limbo, por lo que su extracción puede resultar más molesta sin la anestesia adecuada

    La principal urgencia atendida a trabajadores del metal es el cuerpo extraño metálico en superficie corneal.

    Clínica:

    Los síntomas inicialmente son una molestia, sensación de "arenilla" o roce en la superficie del ojo (sensación de cuerpo extraño).  Si el material incrustado es metálico, suele oxidarse con la humedad del ojo y el oxígeno de la lágrima. Lo que más duele es el óxido, por ello el dolor en muchos casos no aparece hasta unas horas tras la entrada del cuerpo extraño: este es el motivo por el que muchos pacientes acuden a urgencias a avanzadas horas de la noche, o, si son atendidos al día siguiente, refieren "haber pasado una noche muy mala".

    Tratamiento:

    Tras instilar colirio anestésico en el ojo, extraerlo rozando tangencialmente la córnea con una aguja. (personalmente prefiero una aguja del calibre 21 a la que previamente doblo la punta rozándola contra el capuchón de plástico en el que viene enfundada, muchos prefieren el calibre 25). Es habitual que el médico de atención primaria no logre extraerlo en su totalidad debido a la ausencia de microscopio en el centro de asistencia. Suele quedar un "anillo de óxido" impregnado en la córnea. De todos modos, al extraer el cuerpo metálico, las molestias alivian considerablemente. Si no se logra extraer en la totalidad: pautar antibiótico tópico y enviar al oftalmólogo para eliminar los restos de óxido.

    Si no se extrae precozmente, la tendencia habitual es a oxidarse formando una cápsula alrededor que lo separa de la córnea, y hace que finalmente salga con más facilidad. Sin embargo, para llegar a este extremo el paciente tiene que soportar dolores cada vez mayores debido a la oxidación del fragmento metálico. Además, aumenta el riesgo de infección y la cicatriz que queda es mayor.

    Si el cuerpo extraño está impactado cerca del limbo esclero-corneal, las fibras nerviosas a este nivel están mielinizadas y se anestesian peor con el colirio anestésico. Podemos conseguir una anestesia más intensa instilando unas gotas de lidocaína (hay ampollas en los carros de parada, al 2% y al 5%) y/o aplicando el anestésico en la zona del cuerpo extraño con una hemosteta o un bastoncillo de algodón.

    Si el cuerpo extraño está impactado en el eje visual, y si no se logra extraer con una manipulación mínima, es preferible dejar que se oxide uno o dos días (con antibiótico y analgesia), e intentar entonces la extracción: al oxidarse saldrá con más facilidad y al manipular menos dejaremos menos cicatriz que pueda repercutir en la visión.

    Diagnóstico diferencial:

    Perforación y cuerpo extraño intraocular: son síntomas orientativos el dolor retroocular, la pérdida de visión, y el enrojecimiento. Sin embargo en muchos casos estos síntomas tardan en aparecer hasta que comienza a instaurarse una endoftalmitis, lo cual suele resultar fatal para el ojo. Para descartarlo es recomendable realizar una radiografía de órbita ante la duda razonable. Aunque en la mayoría de los libros de texto de oftalmología de nuestro medio no lo mencionen, una causa muy típica de cuerpo extraño intraocular es estar manejando una azada y que salte algo al ojo. Además en este caso, el cuerpo extraño conlleva una gran cantidad de gérmenes anaerobios que prácticamente implica una endoftalmitis y pérdida del ojo, lo cual, con extracción quirúrgica adecuada y tratamiento antibiótico  intenso (quinolonas parenterales), se evita en cierto porcentaje de casos.

 

    Querato-conjuntivitis actínica: también ocurre en trabajadores del metal, y también inicia los síntomas pasadas horas del accidente. (Lo refieren como que "le ha cogido 'la eléctrica' "). El epitelio corneal, tras sufrir radiación ultravioleta intensa (arco de soldar, sol intenso en la nieve o arena) se descama dejando al aire las terminaciones nerviosas del estroma corneal. Del mismo modo que la epidermis se descama a los 7 días de la quemadura solar, este epitelio tarda en descamarse unas 6-8 horas tras la irradiación, y es entonces cuando aparece el dolor. El epitelio corneal se regenera en un par de días, a veces en horas, y el tratamiento consiste en antibióticos tópicos y analgesia.

 

Cuerpo extraño corneal no laboral: cascarilla de cereal impactada en superficie corneal. Suele extraerse con más facilidad que el cuerpo extraño metálico por que no deja restos de óxido.

 

 

    Cuerpo extraño bajo el párpado: el inicio de los síntomas suele ser más brusco, y la causa típica es el aire fuerte que arrastra pequeñas partículas que entran en el ojo. Aparecen pequeñas erosiones lineales en la superficie corneal. Si se da la vuelta al párpado se localiza un cuerpo extraño que una vez extraído deja de molestar. El paciente sigue refiriendo las molestias de las erosiones durante unas horas, pero son mucho menos intensas. 

Erosiones lineales en córnea teñidas con fluoresceína: imagen muy típica de cuerpo extraño bajo tarso superior que roza al parpadear. También es muy típico que el cuerpo extraño haya entrado en el ojo arrastrado por el aire en un día ventoso.

 

    Punto de nylon degradado en paciente intervenido de catarata: el nylon es una sutura no reabsorbible, pero que con el tiempo acaba degradándose. En la mayoría de los casos no da problemas, sin embargo, en algunos pacientes, se rompe la sutura a nivel de la superficie del ojo quedando los cabos de punta hacia fuera provocando una intensa sensación de cuerpo extraño. Esto suele ocurrir (cuando ocurre) entre el año y los dos años de la cirugía . El  tratamiento lo realiza el oftalmólogo y consiste en extraer el punto tirando del cabo de sutura con pinzas, si la sutura es continua antes la cortamos con una aguja. Si el paciente no puede ser atendido inmediatamente por el oftalmólogo, estará más cómodo con el ojo ocluido, con pomada antibiótica, e incluso analgesia si procede.

 
Punto de nylon degradado en paciente intervenido de catarata: suele tardar 1 año desde la cirugía. Tratamiento: oclusión con pomada antibiótica y remitir al oftalmólogo para su extracción. No suele tener más complicaciones que unas molestias más o menos intensas.